Observar las estrellas en uno de los parques nacionales más bellos de Europa

Granadilla de Abona, en el sur de Tenerife, fue el primer municipio de España en obtener, en 2012, la certificación de la Fundación Starlight como lugar idóneo donde disfrutar del cielo nocturno en toda su plenitud. Un año más tarde, el volcán más emblemático del archipiélago y pico más importante de España, El Teide, y su parque nacional también se hacían con dicho reconocimiento.

Quienes hemos subido esa imponente montaña de lava a pie y dormido en el refugio de Altavista (ubicado a 3.260 m de altura), sabemos lo que es dormir bajo un manto de estrellas. El reconocimiento de la Fundación Starlight es más que merecido para un lugar donde encontramos un entorno de insuperable belleza y reina la paz celestial.

De estos dos enclaves, los visitantes podemos disfrutar por nuestra cuenta o a través de actividades guiadas en las que se nos muestra la maravillosa bóveda nocturna y cada uno de sus detalles.

El sur de Tenerife, más cerca de las estrellas que nunca

Encontrar el sitio idóneo para ver las estrellas nunca ha sido fácil, amantes del cielo nocturno de todo el mundo tenían que indagar para encontrar lugares recónditos del sur de Tenerife donde disfrutar del espectáculo celeste. Sin embargo, desde que la Fundación Starlight concediese dichos certificados, muchas personas han encontrado una guía con la que moverse por el sur de la isla en busca de las estrellas.

En 2012, además de Granadilla, consiguió obtener dicho reconocimiento la isla de La Palma. Desde entonces, otros puntos de España han obtenido esta distinción, entre ellos Gran Canaria.